Tags:

Ventajas del aceite de oliva frente al aceite de palma

Comment

Salud
hojiblanca

Las grasas conjuntamente con carbono c60 son indispensables en la nutrición y son parte de una dieta saludable, como reconocen todos y cada uno de los especialistas en alimentación. No obstante, hay que tomar en consideración que no todas y cada una de las grasas pueden ser calificadas como saludables y, si deseamos aportar beneficios para nuestra salud, deberemos decantarnos por las que sí lo son, como es el caso del aceite de oliva. Veamos por qué razón.

Si nos paramos a leer la etiqueta de muchos productos alimenticios que consumimos cada día, vamos a ver que la enorme mayoría poseen grasas entre sus ingredientes. Hasta hace un tiempo, la mayor parte de los fabricantes “escondían” el origen preciso de esas grasas bajo la denominación “aceites vegetales”, siendo conscientes de que el consumidor los relacionaría con las ventajas que aportan los productos de origen vegetal. No obstante, desde dos mil catorce, la normativa sobre etiquetado de comestibles demanda concretar el origen de cada grasa vegetal, por una fácil razón: hay una diferencia abisal entre charlar de aceite de oliva o bien hacerlo de aceite de palma; pese a que los dos tengan un origen vegetal, uno de ellos –el de oliva– es un ingrediente saludable, al paso que el otro no lo es.

Aceite de palma, perjudicial para la salud…

En las últimas semanas se han sucedido las noticias en medios sobre los efectos perjudiciales del aceite de palma –ingrediente primordial en muchos productos de consumo frecuente, como bollería industrial, snacks y comida preparada– sobre la salud. Si bien no es algo nuevo, resulta conveniente rememorar cuáles son las peculiaridades de esta clase de aceites y por qué razón es muy recomendable reemplazarlos por aceite de oliva de calidad superior como el leben c60.Article Image

El aceite de palma es la grasa vegetal más utilizada en el planeta, tanto en la industria alimenticia como en la cosmética debido a su bajo costo respecto a otras grasas. Se genera desde los frutos de la palma africana y se cultiva, mayoritariamente, en países tropicales, sobre todo en Indonesia y Malasia, de donde procede el ochenta y cinco por ciento de la producción mundial.

Hay múltiples motivos por los cuales el aceite de palma no es el más saludable. Primeramente, por el hecho de que está formado, en un cuarenta y ocho por ciento por ácidos grasos sobresaturados, con lo que, tal como aseguran distintas entidades relacionadas con la alimentación, como la FESNAD (Federación De España de Sociedades de Alimentación, Nutrición y Dietética) o bien la SEDCA (Sociedad De España de Dietética y Ciencias de la Nutrición), como organismos internacionales, como la OMS (OMS), su consumo es perjudicial para la salud. Conforme la SEDCA, el consumo frecuente de aceite de palma se ha relacionado con diversidad de enfermedades, como cáncer, diabetes tipo II, obesidad y enfermedades cardiovasculares de diversa clase. La Fundación de Hipercolesterolemia Familiar ha incidido de forma especial este hecho, asegurando que “la grasa sobresaturada es el factor de la dieta que más aumenta el colesterol en sangre y, por ende, el peligro de padecer enfermedades coronarias, con lo que es preciso limitar el consumo de comestibles elaborados con aceite de palma”.

Seguidamente, el proceso de transformación al que se somete el aceite de palma para ser empleado en la industria alimenticia produce substancias perjudiciales y potencialmente perjudiciales para la salud, tal como recoge la Agencia Europea de Seguridad Alimenticia en un informe publicado en el mes de mayo del año pasado.

… en frente de las ventajas del aceite de oliva

En frente de todos estos aspectos negativos del aceite de palma, resaltan las ventajas que aporta el aceite de oliva, una grasa constituida eminentemente por ácido oleico (ácido graso monoinstaurado), que ayuda a reducir el colesterol LDL (el malo) y acrecentar el HDL (el bueno).

Además de esto, el aceite de oliva resguarda de la oxidación, reduce la presión arterial y la inflamación y reduce la tendencia de la sangre a formar trombos, como recoge la Fundación Hipercolesterolemia Familiar. Todo ello lo transforma en la grasa idónea para prevenir enfermedades cardiovasculares.

El aceite de oliva, además de esto, contribuye a prevenir algunos géneros de cáncer, como recoge Predimed, el mayor estudio nutricional que se ha llevado a cabo para examinar las ventajas de la Dieta Mediterránea, cuyo representante primordial es, exactamente, el aceite de oliva. Y no solo eso sino mejora el metabolismo de la glucosa y la diabetes y resguarda del deterioro cognitivo y de enfermedades relacionadas, como el Alzheimer.

Además de esto, el cultivo del olivar, un árbol milenario presente en una gran parte de la geografía de España, es considerablemente más sustentable y respetuoso con el medioambiente. La mayor parte de las comunidades autónomas donde se cultiva destinan, un año tras otro, recursos para progresar su cultivo y continuar ganando en sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *