Peluquerias: si hay crisis, que no se note en el pelo

Comment

NOVEDADES
cursos-de-peluqueria-aprende-un-oficio-que-ofrece-rapido-empleo-y-es-bien-remunerado

El gasto en la estética personal es uno de los últimos que recortan las mujeres y los hombres argentinos; las claves de un negocio con veloz salida laboral que emplea a 120.000 personas y mueve US dólares americanos doce millones anuales


Argentina es el país del moviendo las cabezas de Roberto Giordano y del pelazo de Marcela Kloosterboer. Un país de mujeres que adoran utilizar el pelo largo, bien largo. Que alisan sus rulos y que desean ser rubias a toda costa. Está claro: a las argentinas el cuidado del pelo les importa mucho. Y quizás por eso el gasto en peluquería es uno de los gustos del que las clientas no se privan en tiempos de vacas flacas, si bien sí sufra cierto recorte. En promedio, la visita al peluquero implica un presupuesto de entre 600 pesos en un local de distrito y de más de mil en una cadena de peluquería de primera línea. Esto, si hablamos de un servicio básico de corte y color. Ahora si lo que se busca es un tratamiento como el tan popular “alisado terminante”, por ejemplo, la cantidad puede superar los cuatro mil pesos.

¿Qué caracteriza a este sector del mercado? Las argentinas visitan la peluquería un promedio de trece veces al año. La cantidad prácticamente duplica a la de las europeas (en Francia, el promedio es de siete veces). En el país hay una peluquería cada mil personas y se calcula que reciben en torno a doscientos cincuenta millones de visitas todos los años. El negocio tiene una fuerte incidencia en la economía local a 2 niveles. Por una parte, existen 42.000 salones de belleza, lo que equivale a brindar empleo a ciento veinte personas que trabajan en las peluquerías y en rubros afines, y una facturación anual de US$ doce millones, conforme datos de un informe elaborado por L’Oréal Argentina, la marca número uno en productos de lujo, dermocosmética y profesional (peluquerías) del país.

Se trata de una industria que representa también una fuerte opción para el trabajo cuentapropista: en la Argentina, la mitad de los emprendimientos de salones de peluquería son un autoempleo, y la cota de desempleo en el oficio es bajísima, por el hecho de que es altísima la demanda de profesionales con habilidades. Por todo ello, “se trata de una salida laboral importante y atrayente para las comunidades”, sostiene Tiago Carvalho, director de la división Productos Profesionales de L’Oréal Argentina.

En los últimos tiempos, el aumento de la conciencia en lo que refiere al cuidado del medio ambiente y de la salud personal también comprometió a los fabricantes de productos de belleza, que cada vez más ofrecen líneas de productos naturales. Según un estudio de Google, en la Argentina las búsquedas de champú natural medraron un ciento cuarenta por ciento , en el último año, marcando una tendencia en toda la categoría de productos de belleza al poner el foco en el cuidado del pelo. Componentes como el amoníaco o el formol han quedado fuera de la ecuación en lo que a tratamientos de cuidado o bien coloración del cabello se refiere. Y esta preocupación ya no se limita a las líneas de champú y acondicionador hogareñas, sino que se extiende, cada vez más, a las líneas de cuidado del pelo profesional, esto es, las que se usan en peluquerías. “El día de hoy hallamos una consumidora que se informa, que busca alternativas de belleza con productos naturales, pero que además le exige a las marcas una mayor responsabilidad con las comunidades y el medio ambiente”, puntualiza el equipo de L’Oréal.

La categoría de productos de belleza natural representa hoy día la cuarta una parte del mercado de cosmética y belleza del país, y en los últimos tiempos registró una evolución del treinta por ciento anual. Las marcas que están en el mercado crecieron a tasas de hasta cincuenta por ciento en un año, consiguiendo más del doble de su market share en el último quinquenio. Además de esto, a nivel mundial el segmento representa un desarrollo 4 veces más veloz que el de los productos de belleza tradicional.

En este marco, L’Oréal termina de lanzar al mercado argentino la nueva línea Biolage R.A.W., una marca 100 por ciento natural y sostenible tanto en sus ingredientes como en su packaging. Cada uno de ellos de los productos que componen Biolage R.A.W. (iniciales que resumen los términos en inglés real, genuino y saludable) tiene fórmulas hasta 99 por cien biodegradables, merced al alto porcentaje de ingredientes de origen natural (entre el setenta por cien y el cien por cien ). No contienen siliconas, sulfatos, parabenos y colorantes artificiales. Los envases están hechos con plástico reciclado (reciclaje posconsumo) y son completamente reciclables.

César Cantero conoce el negocio sudamericano del cuidado del cabello realmente bien. Actual director general de Alfaparf Argentina, Cantero fue el formador de toda la fuerza de venta de Alfaparf desde México y Miami hasta el Cono Sur, y más tarde fue asimismo responsable de Alfaparf Centroamérica, con base en C. Rica. “La mujer argentina tiene un estilo diferente al resto de las mujeres sudamericanas, muy europeo, con un particular cuidado del color”, define el ejecutivo. “No le es suficiente con que el cabello se vea bonito, sino que también desea que se vea sano. Es una combinación de belleza y salud. Es muy coqueta.”

Según Cantero, el mercado local ha quedado bastante raleado con las restricciones a las importaciones: “Acá hay menos marcas que en otros países. Las líneas se han retirado mucho y no invierten tanto. En nuestro caso, Alfaparf presenta un equilibrio entre importaciones y exportaciones, puesto que la mitad de los productos que comercializamos en la Argentina procede de México y Brasil, al paso que el resto son fabricados de forma local.” Además de esto, Alfaparf exporta a Brasil, Perú, Uruguay, R. Dominicana y Ecuador.

Generalmente, las principales líneas de productos del segmento profesional que se comercializan en la Argentina proceden del exterior. De este modo sucede con las más novedosas en la categoría, como Biolage R.A.W. (L’Oréal), que se importa desde España; Precious Nature (Alfaparf), que procede de Italia; Essensity (Schwarzkopf), que viene desde Alemania, y con los productos de Wella Professionals, que llegan desde Francia, Italia, México y Alemania. Son una excepción los productos de la marca Issue Professional, que sí se producen en el país, en una planta en el distrito de Villa del Parque, y cuya línea más novedosa es Issue Professional Natural Shine, sin amoníaco. Carolina Rey Blanco, gerente de la categoría Coloración del conjunto indio Godrej Argentina, dueño de la marca Issue, cuenta que la compañía asimismo se ha sumado a la tendencia de lo orgánico en su línea de productos para salones de peluquería, usando ingredientes naturales como la semilla de lino y el aceite de argán, que se extrae de un árbol natural de Marruecos.

Puedes tener tu salida laborar realizando diferentes escuelas de peluqueria muy cerca de tu barrio.

Para mayor información, ingresa aqui: http://www.institutosiap.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *