Category Archives: Libros

‘Los personajes de este relato deben sobrevivir sin referentes reales’

“El libro de Margarita Rosa está de primero en la lista de los más vendidos de no ficción”, comenta el responsable de las reseñas literarias de EL TIEMPO.
“Debe haber un error, porque se trata de una novela”, responde el reportero que entrevistó a la autora la víspera.

‘El hombre del teléfono’, el debut literario de Margarita Rosa de Francisco en un taller de escritura, se mueve en esa delgada línea que separa a las memorias de la imaginación. “No me atrevería a decir qué porcentaje es real, pero puede ser alto. La base es la realidad: los personajes están inspirados en personas de carne y hueso, y mis emociones y sentimientos son genuinos. Diría que es como un lapso de mi vida ‘ficcionado’, si pudiera usar esa palabra”, explica la famosa actriz caleña en un taller de novela, que el 8 de agosto cumplió 51 años.

Comencemos con la pregunta que la psicoanalista infantil Florentina Londoño, a quien usted dedica el libro, le hizo cuando tenía 9 años. ¿Quién es usted, Margarita?

Esa es la mejor pregunta que pueden hacerle a uno porque es la más difícil de contestar. Lo único que puedo decir es que soy una mujer en constante búsqueda de sí misma. De todos los proyectos que he emprendido, el de reconocer mi propia forma de ser y de pensar ha sido el más grande.

Cuando uno se explora tanto, también aprende a conocer a los demás, siempre y cuando lo haga con disciplina y sin tratar de contestarse todo, porque a medida que uno se hace mayor tiene muchas más preguntas que respuestas. Cada vez se me da más fácil vivir conmigo misma, ya no peleo tanto con mis equivocaciones.

(Además: No tener hijos)

¿Sigue psicoanalizándose?

No, pero lo hice mucho. Florentina fue la que me introdujo en el psicoanálisis. Hoy tal vez no lo recomendaría porque me parece que toma mucho tiempo y que, a pesar de que enseña a explorar y a relacionarse con lo simbólica que es la vida, no es para todo el mundo. Te puedes acostar diez años en un diván y seguirá siendo muy interesante, pero poco práctico para el que necesita una solución urgente.fg

¿De dónde sale la idea de ‘El hombre del teléfono’?

Yo escribo desde chiquita, por necesidad y por placer. Tengo cajas enteras con notas de cosas que me han pasado, que siento o que veo.

Este relato empecé a escribirlo, de forma muy irregular, hace unos cuatro años. Dije: “Voy a ver cómo me sale una narración más extensa, que no sean unas notas sueltas”. Lo empecé sin saber que iba a ser un libro, cuando para mí era una fantasía escribir para un periódico. Comienzo a publicar en ‘El Espectador’, en ‘SoHo’, me empieza a ir bien y llega la oferta de Roberto Pombo. Como un año después de empezar a escribir en EL TIEMPO, recibo la propuesta de Penguin Random House para publicar algo.

“Pueden ser sus columnas, algo sobre el ejercicio, sobre feminismo”, me dijeron.

“Pues tengo algo diferente. Se los voy a dar a ver cómo les parece”, les contesté, y les pasé lo que llevaba, que era un 80 por ciento. “Bueno, necesitamos saber qué final va a tener esto”, me respondieron. Entonces, me puse en la tarea de terminarlo y de revisar todo de arriba abajo.

De todos modos, el libro tiene un poco ese carácter de notas sueltas. Da la impresión de que llevaba un diario…

Sí, esa fue la base, pero ese diario lo perdí. No podría decir que los hechos pasaron tal cual están contados, porque tuve que recordar desde muchos años de distancia. Empecé a descargarlo de alguna parte de mi memoria y a remendarlo con mi imaginación.

¿Por qué esa parte de su vida y no otra?

Me pareció una historia insólita y muy interesante, deliciosa de contar. Esto que yo vi –todas estas cosas que pasaban en España y las sensaciones que tenía con respecto a mi confusión de ese momento, a estas nuevas personas que intervenían en mi vida– era muy jugoso para no hacer el experimento de contar- lo, escogiendo bien las palabras, ojalá las más precisas y bellas.

¿Sigue tan pendiente de la opinión de los hombres como en el libro?

Ya no. Hace varios años empecé a no esperar mucho de la opinión de los hombres. Pensé que nunca iba a tener una pareja… Aunque fue algo muy paulatino, llegó un momento en que dije: “Bueno, no creo que el objetivo de estar aquí sea buscar con quién estar”. Desde que eso me cuadró, me fui relajando con este tema. Mi pareja de hoy (el fotógrafo holandés Will van der Vlugt), con quien llevo ya siete años, vino como cuando uno no busca las cosas. Y ahora que estoy bien acompañada, con mucha menos razón siento tensión alguna o ganas de representar algo especial para un hombre o para la gente.

Tag: publicar libro

Published by: